10 Preguntas De Ensayo Ideas Para El Futuro Caf

Los espejismos de contraste 6 a Qué es trabajo en un examen

Precisamente por eso a los padres futuros, que querrían educar a su hijo no es espontáneo, y es consciente, es necesario comenzar el análisis de la educación de su hijo del análisis mismo, del análisis de los rasgos por la soya de propia persona.

La respuesta así como es simple, tanto como es puesto: el objetivo y el motivo de la educación del niño es la vida feliz, de pleno valor, creadora, útil a las personas, de este niño. A la creación de tal vida debe ser la educación familiar.

El enlace de la educación con otros tipos de la actividad, la subordinación de la educación a unos u otros motivos, y así como el lugar de la educación en una íntegra persona de la persona - todo esto da a la educación de cada padres el carácter especial, inconfundible, individual.

El contacto con el niño, como la manifestación superior del amor a él, debe construir, fundandose en el deseo constante, infatigable de conocer la originalidad de su individualidad. Constante táctico, en el estado emocional, el mundo interior del niño, en los cambios, que pasan en ello, en particular su régimen cordial - todo esto crea la base para la compresión mutua profunda entre los niños y los padres a cualquier edad.

En el trabajo paternal, como en cualquiera por el amigo, son posibles la falta, y la duda, y los fracasos temporales, las derrota, que se cambian por las victorias. La educación en la familia es una misma vida, y nuestra conducta y hasta nuestros sentimientos a los niños son difíciles, y son contradictorios. Además los padres no son parecido, como no son parecido uno a otro los niños. Las relaciones con el niño, así como con cada persona, son profundamente individuales e inconfundibles.

El contacto profundo constante psicológico con el niño es una exigencia universal a la educación, que puede se ser recomienda del mismo modo a todos los padres, el contacto es necesario en la educación de cada niño a cualquier edad. La sensación y el sufrimiento del contacto con los padres dan a los niños la posibilidad de sentir y reconocer el amor paternal, la afición y la preocupación.

Precisamente por eso primera y la labor principal de los padres es la creación al niño de la seguridad de lo que lo quieren y por ello se preocupan. Nunca, con aucunas condiciones al niño no debe surgir las dudas del amor paternal. Más natural y más necesario de todas las obligaciones de los padres referirse al niño a cualquier edad y es atento.

La educación como la formación de las ciertas cualidades. Los problemas de la independencia se agudizan y cuando la educación se somete al motivo de la formación de la cierta cualidad deseable para los padres.

La igualdad de las posiciones significa el reconocimiento del papel activo del niño durante su educación. La persona no debe ser el objeto de la educación, él siempre el sujeto activo de la autoeducación. Los padres pueden hacerse los señores de las alma de su hijo sólo en aquella medida, en que los consigue despertar en el niño la necesidad de propios logros, propio perfeccionamiento.

Cuando los valores de los padres comienzan a entrar en la contradicción o con los rasgos de edad del desarrollo del niño, o con los rasgos individuales, inherentes a ello, el problema de la independencia se hace especialmente evidente.